EN OCTUBRE VUELVE 'OT 2017' CON NUESTRA MÓNICA NARANJO DE JURADO;

16 años después vuelve el formato de entretenimiento que revolucionó la televisión.

CONSIGUE EL PERFUME UNISEX DE MÓNICA NARANJO

La cantante lanza su perfume para la firma LR España.

I

MÓNICA NARANJO COLABORA CON 'LA MARATÓ' CON LA VERSIÓN DE 'AMAZING GRACE'

La cantante canta en catalán por primera vez por una causa solidaria en un marco impresionante.

'EL SHOW PORTÁTIL DE MÓNICA NARANJO'

Programa piloto de entrevistas de la cantante que se ha quedado en un cajón de Mediaset.

sábado, 21 de noviembre de 2015

MÓNICA NARANJO ASISTIRÁ A LA 6ª GALA CONTRA EL SIDA EN BARCELONA


La cantante será una de las más de 200 personalidades que asistirán a la 6ª Gala contra el Sida que se celebra este lunes, 23 de noviembre, en el Museo Nacional de Arte de Catalunya.


Así lo ha confirmado su diseñador de cabecera, José Fuentes Barcelona, que está ultimando los detalles del vestido que lucirá. Recordemos que en su edición anterior, su vestido dejó a todos sin palabras.



La Alfombra Roja del evento comenzará a las 19.50h y se podrá seguir ONLINE. Y aquí estaremos en directo para comentaros todos los detalles. Os esperamos en nuestras redes sociales! #GALASIDA





Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

MÓNICA NARANJO Y LA PORTADA DE 'LVBNA' PROTAGONIZAN UN VIDEO DE 'CAZAMARIPOSAS VIP'



Esta mañana el programa Cazamariposas VIP ha emitido un vídeo dedicado al lanzamiento que ha realizado Mónica Naranjo a través de las redes sociales de la portada de su próximo y esperado álbum, LVBNA.

Con el humor ácido que les caracteriza, la voz en 'off' del vídeo realiza su propia interpretación de la simbología de la portada.

Si no pudiste ver el vídeo en directo. Revívelo con nosotros. Dale al PLAY.



Mónica Naranjo - Cazamariposas VIP Nº106 -21.11.15 por webmninfo

Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

viernes, 20 de noviembre de 2015

YA DISPONIBLE EL 3º TEASER DE 'JAMÁS' DE MÓNICA NARANJO




Ver Capturas HD del 3er Teaser de Jamás

Ya podemos disfrutar del tercer Teaser de Jamás, anticipo de Lvbna álbum en el que la 'Pantera de Figueres' lleva trabajando 7 años y cuyo primer sencillo verá la luz el próximo 4 de diciembre.

En ente tercer teaser, nuevamente no hay ningún anticipo de como sonará 'Jamás', solamente nuevas simbologías y enigmas cuya respuesta podremos disfrutar en menos de 15 días.

Mientras, dale al PLAY y a disfrutar!!




Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

DISFRUTA DE LAS CAPTURAS HD DE LA GALA 3 DE PEQUEÑOS GIGANTES 2




Mónica Naranjo - Gala 3 Pequeños Gigantes - 16.11.15


Ya tienes en nuestro Canal de Fotos en Flickr las Capturas HD de la tercera gala del talent show de TelecincoPequeños Gigantes. Disfrútalas!!


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

jueves, 19 de noviembre de 2015

Mónica Naranjo: "Por llorar no me siento más débil" by Supertele



Mónica Naranjo muestra su faceta más humana gracias a los niños de 'Pequeños Gigantes', el show de Telecinco que le recuerda a sus comienzos en la música.

"Por llorar no me siento más débil"

La cantante, que publica nuevo disco tras siete años, nos confiesa sus miedos, las cosas que le emocionan y sus proyectos en la tele.


Texto cortesía/extraído Supertele/Teleprogramas | R. Cabezas y M. Almodóvar | Fotos: David Arnal, José Irún y Archivo HEARST.

Concurso. Lunes, 21:50h. Telecinco

Lejos de aquella imagen transgresora que la persiguió años en la música, Mónica Naranjo lleva tiempo mostrando su verdadero yo en televisión. Carácter le sobra, pero la jurado del espectáculo Pequeños gigantes, de Telecinco, es una mujer sensible y sencilla, a la que le gusta cocinar, bañarse en el mar y jugar con sus mascotas.

¿Te incomodaba ir de diva? 
No, fue muy divertido. De hecho, todavía me pongo esa máscara en según qué momentos. Aquello fue un personaje, casi una parodia. Quisimos hacer algo extremo porque yo he visto que a una artista se le cae algo y vienen 50 personas a recogérselo. A ver señores, que cagas y meas…

Te derrites con los niños… 

Trabajar con ellos es un mundo aparte, mi primera experiencia fue en Tu cara me suena mini. La inocencia, la espontaneidad y la veracidad que transmiten no te la da ningún adulto. En Pequeños gigantes las emociones están a flor de piel y te preguntas cómo son capaces de montar unas coreografías tan geniales, por ejemplo. Si yo a su edad era un pato (risas)… Con la música, igual. Los mayores estamos hablando horas y horas por teléfono, que es fatal para la voz, pero los críos guardan una disciplina envidiable. ¡Cuánto tenemos que aprender!



"Lo de ir de diva era una mascara y fue divertido"

Te imaginábamos a lo Cruella de Vil. 
Florentino Fernández y Marbelys Zamora me pintan así siempre, pero aquí una se quiebra. Vienen con tantas ganas de transmitir y compartir cosas… Eso sí, hay que exigirles porque se juegan una beca de formación.

¿Ves tu infancia reflejada en ellos? 
Sí, mis recuerdos están vinculados con la música, es mi segunda piel. En casa cantaba continuamente y era como un juego en el que focalizaba mis sentimientos. Desgraciadamente, mis padres no tenían nada que ver con esto y no me apoyaron demasiado. Querían que estudiara.

Conociste a Salvador Dalí. 
Figueras [Girona] ahora es una ciudad, pero antes era un pueblo fronterizo. Él vivía allí y tratábamos bastante con él. Fue un genio, una persona maravillosa que, además, era íntimo de unos amigos de mi familia.

"De Dalí aprendí que hay que guiarse por la pasión"

¿Te dio algún consejo? 
Con 14 años me daba mucho respeto. De él aprendí que había que guiarse por la pasión. Mezclaba tantos caminos e idiomas, que su sola presencia ya te sorprendía. Era increíble.

¿Sabía que querías ser artista? 
Se lo dijo mi madre… Antes pasaba de mí, pero en cuanto lo supo se abrió un canal de comunicación entre nosotros, ¡hasta me guiñó un ojo! Pero no le llegué a cantar porque era vergonzosa.

¿Te hubieras presentado a un concurso como Pequeños gigantes?
Viniendo de una familia humilde, mis hermanos y yo [Enrique y Raquel] no hemos tenido una formación hasta los 15 años, cuando pudimos compaginar el trabajo con el estudio. La oportunidad que te da un espacio así es enorme porque que no te toca un viaje a Disneyland, sino una beca de estudios. El que sueñe con ser artista tiene una gran oportunidad porque los conservatorios son muy caros.

Jesús Vázquez te regaña por ser demasiado técnica. 
¡Es un exagerado! Solo ha habido un crío que no me ha entendido en todos los programas… ¡Pobre! Es normal porque son pequeños y cuando les mencionas la disciplina o les comentas que hay que trabajar un ejercicio les suena a chino. Los músicos hablamos con mucho tecnicismo.

¿Cómo reaccionas cuando lloran?  
Me siento un bicho. Cuando trato con adultos, llevo mejor tomar decisiones. Por mucho tacto que tengas, son sensibles y es fácil quebrarlos emocionalmente. Al final se lo toman como un juego para aprender y hacer amigos.

¿Tú cómo encajas las críticas? 
No leyéndolas (risas). Para mí es más sano no leerlas e ignorarlas.

En breve sacas disco… 
Sí, Lubna. El primer single se titula Jamás y se estrena el 4 de diciembre. ¿Críticas? No puedo estar todo el rato pendiente de los comentarios porque no sería feliz. Me encanta el disco.

¿Ha sido un trabajo fácil? 
Para nada. Ha sido una grabación larga y muy intensa. Las mezclas fueron un dolor de cabeza, pero me siento orgullosa de mi trabajo y el de mis compañeros. Es una ópera rock y espero que guste.

¿Grabarás más en el futuro? 
La verdad, no lo sé. Voy tengo mi ritmo, voy conforme sople el viento. Si tienes exclusividad con algo o alguien, ya no eres libre. Yo decido qué me apetece hacer, cuándo y cómo.

¿Volverás a hacer un disco en inglés como Bad Girls
No tengo buen recuerdo de aquel álbum… ¡Fue una mierda! Y no por cantar en inglés, sino porque no estaba convencida. Componer tiene que ser algo orgánico y que se identifique conmigo. No volveré a hacer una cosa así.

Sobre el escenario… ¿ahora gestionas mejor los nervios? 
Desgraciadamente no y va en aumento según cumplo años. El miedo escénico sigue ahí porque respeto mucho lo que hago.

¿Has sacrificado muchas cosas por triunfar en la música? 
Claro, pero cuando haces lo que te apasiona, no tienes las sensación de haberte perdido nada.


"El miedo escénico sigue ahí, incluso va en aumento"

Maduraste muy joven. 
Y mis hermanos también. Mi presente no era fácil y tuve que espabilar. No me arrepiento. Hay que lamentarse de lo que no haces, no de las decisiones. Aprender de los errores es una obligación.

¿Te emocionas con facilidad? 
Sí, a veces que uno no puede aguantarse… Cuando alguien llora o se emociona, me contagio. Pero no me siento débil, al revés, me noto más humana que nunca.

¿Guardas tiempo para alguna locura o ya no tienes ganas? 
¡Claro! Qué sería de la vida sin locuras o sentimientos, estaríamos muertos… Ahora me he aficionado a bañarme en el mar incluso en invierno. Me hace estar en contacto con la vida.

Además, te apasiona la cocina.
¡Y soy bastante creativa! Me gusta inventar platos, experimentar con los sabores… Pero con esta agenda tan apretada, al final acabo haciendo algo al vapor o a la plancha. Los guisos de siempre requieren fuego lento y, sobre todo, tiempo, que ahora no tengo.

¿Eres solidaria?
Mucho, pero prefiero que no se sepa porque me incomoda que la opinión pública o los medios se hagan eco. Prefiero los encuentros privados con alguien enfermo, por ejemplo. Y en las redes sociales me vuelco siempre que solicitan mi ayuda.

Si pudieras… ¿lo dejarías todo para crear una fundación?
Intentaría compaginarlo porque si te organizas, se puede. Me gustaría algo relacionado con animales, niños o ancianos.

¿Añoras Tu cara me suena?
Sí, pero necesitaba algo más para evolucionar. Era reacia a trabajar en televisión, pero me ha servido para demostrar como soy.

"¿Quién ha dicho que pagan bien en televisión?"

¿Ves esta edición? ¿Favoritos? 
Ojalá gane Ruth Lorenzo, es mi amiga.

¿Lo bien que pagan compensa las largas jornadas de grabación?
¿Quién ha dicho que pagan bien? De todos modos, Pequeños gigantes lo haría gratis.

¿Te ves de coach en La voz?
Siempre digo lo mismo. Es un formato genial y mis compañeros ya hacen una gran labor.

¿Tienes algún proyecto?
Estoy grabando un piloto de algo que explotará mi parte canalla.



Piropos y buen rollo en plató
Su pasión siempre ha sido la música, pero Mónica es una artista polifacética que ha probado como actriz y hasta como presentadora. Fue en 2014 en ¡A bailar!,  un concurso con famosos de Antena 3.
Antes se estrenó como jurado en dos shows musicales, Tu cara me suena (2011-2014) y El número uno (2012-2013), de la misma cadena. Pero es ahora en Pequeños gigantes donde está disfrutando a tope: "El buen rollo es brutal. Florentino la está liando siempre. Ya lo conocía y luego es un blando; tiene un corazón enorme, ¡lo adoro!. Pero es el más gamberro con diferencia...". El presentador Jesús Vázquez, en cambio, se derrite con ella: "Se ha abierto en canal y lo ha dado todo".




Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

lunes, 16 de noviembre de 2015

DISFRUTA DE LAS CAPTURAS HD DE LA GALA 2 DE PEQUEÑOS GIGANTES 2




Mónica Naranjo - Gala 2 Pequeños Gigantes - 09.11.15


Ya tienes en nuestro Canal de Fotos en Flickr las Capturas HD de la segunda gala del talent show de TelecincoPequeños Gigantes. Disfrútalas!!


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

lunes, 9 de noviembre de 2015

DISFRUTA DE LAS CAPTURAS HD DE LA GALA 1 DE PEQUEÑOS GIGANTES 2



Mónica Naranjo - Gala 1 Pequeños Gigantes - 02.11.15

Ya tienes en nuestro Canal de Fotos en Flickr las Capturas HD de la primera gala del talent show de Telecinco, Pequeños Gigantes. Disfrútalas!!


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

domingo, 8 de noviembre de 2015

Mónica Naranjo: «Cuando tenía la edad de estos niños yo era tonta» by ABC




Texto cortesía/extraído de ABC.ES | Carmen Aniorte

Mónica Naranjo ha pasado de «Tu cara me suena» a convertirse en jurado de la segunda edición de «Pequeños gigantes» en Telecinco (lunes, 21.50 horas), en el que afirma que veremos «momentazos» y artistas «capaces de llenar un escenario».
-¿Cómo fueron los primeros días de grabación?
-Ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida. Intenso y bonito. La responsabilidad te hace que cuando llegas a casa te llevas la penita encima porque algunos son muy chicos. Cuando son adultos es distinto porque están más preparados, pero a los niños cuesta un mundo.
-Según usted ¿qué cualidad tienen que tener para tener el grado de gigantes?
-Yo parto de la idea que todos lo son. El casting ha sido enorme. Al final entran unos pocos pero eso no quiere decir que los que se quedan en el camino no sean gigantes. Este año, a diferencia de la edición anterior, son más disciplinados. Vengo de hacer distintos talent shows con adultos me he dado cuenta de que los niños pequeños tienen más rigor, son más disciplinados y, sobre todo, con ilusión a manos llenas. Estoy gratamente sorprendida que de cuerpos tan chiquitos puedan salir cosas tan increíbles como mágicas.
-¿No le asusta que su valoración no sea la más acertada... vamos no teme equivocarse?
-No me diga eso que cojo la puerta y me voy. Tratamos de ser un poco mamás. Vienen tan preparados que todo son notas altas.
- «Pequeños gigantes», «La voz Kids» (1 y 2), «MasterChef junior»... ¿No cree que hay overbooking de niños mostrando sus habilidades en televisión?
-A los que nos gustan los niños nos gusta verlos a todas horas. En general, yo creo que no sólo es importante tener talent shows para los niños, también para los adultos porque desgraciadamente es el único mecanismo hoy para poder seguir sumando algo a un sector que está tan huérfano.
-¿Son los niños los grandes olvidados en la televisión actual?
-Hay muy poca programación destinada a ellos y hay muy poca programación musical, en general.
- Cuando era niña ¿se hubiera presentado a un programa como «Pequeños gigantes»?
- Admiro a todos y cada uno de los participantes. Hay momentos en los que me quedó embobada mirándolos y me doy cuenta que cuando era como ellos yo no era así de atrevida: era tonta. Gracias a Dios los tiempos cambian y las nuevas generaciones se atreven más con todo.
-¿Hay algo que no perdonas?
-Lo que no perdono nunca ya sea niño o adulto es que no se esfuerce. Si vienes a concursar sabes que vas a tener un mes o dos meses en los que te vas a tener que centrar muchísimo y vas a tener que esforzarte. Aquí se viene a aprender. Mi deseo es que hubiera academias donde los niños pudieran cursar una carrera artísticas y hacer realidad sus sueños. No hay academias públicas donde un niño se pueda preparar, sólo las privadas y eso no todo el mundo se lo puede permitir.
-Por lo que llevamos visto ¿las actuaciones le llegan al corazón?
-Sí. Hay momentazos. Los veo tan pequeños pero tan grandes al mismo tiempo. Fíjese que el escenario es grande, pero lo ocupan y lo llenan.
-Como miembro del jurado, ¿ha sacado alguna lección?
-No una sino muchas. Sobre todo a morderme la lengua. Soy muy directa. En casa me dicen que el día que me muerda la lengua me enveneno. Aquí tienes que saber controlarte, ser sincera y decirlo de la mejor manera para no enfadar al niño.
-¿Qué tiene «Pequeños gigantes» que le hizo dejar Antena 3 y pasar a Telecinco?
-Soy muy inquieta. No soy de estar en un mismo sitio mucho tiempo. La comodidad al final no nos gusta a las personas inquietas. Cuando me llamaron de Telecinco era un momento en el que yo necesitaba un cambio, no sólo musical. Necesitaba un cambio después de estar varios años en Tu cara me suena y quería hacer otras cosas. No siento ningún tipo de vértigo por estar en otra cadena. Soy de la opinión de que en la vida, cuando ocurren las cosas es por algún motivo. Siempre me he guiado por mi instinto y por ahora no me puedo quejar.
-¿Cómo veía Telecinco antes de estar en Telecinco?
-Pues como vemos todas las televisiones, entretenimiento. No soy una persona que tenga mucho tiempo para ver la televisión. Trabajo dentro de ella, pero tengo tantas responsabilidades que no me da tiempo a estar delante de la pantalla. El poco tiempo que tengo se lo dedico a dos de mis grandes pasiones: leer y estar con los míos.
-¿Dónde se siente mejor Mónica Naranjo, en un plató o sobre un escenario?
-Son cosas distintas. La televisión y la música son mundos diferentes y no tienen nada que ver. Siempre digo que la televisión la disfruto, la música la sufro.
-Tal y como están las cosas ¿se ha puesto difícil triunfar en la música?
- Antes era todo mucho más fácil. Tenías más lugares donde poder promocionar tu trabajo.
-¿Va a ser la próxima representante de España en Eurovisión?
- Quién piense eso se puede quedar sentado esperando. Es la mentira más grande que existe dentro del mundo de la música. Ver lo de Edurne este año ha sido vergonzoso. Fue una interpretación perfecta con una ejecución espectacular y relegada a ese puesto. Como compañera me sentí indignada y como espectador me sentí engañada.
-Pensando de esa manera, ¿cómo es que estuvo como jurado el año pasado?
-Lo hice a modo de prueba, quería ver cómo iba eso. Después cuando ves el buen trabajo y el esfuerzo de Ruth Lorenzo y que quedara en el lugar que quedó... No es que tire para casa; es que es pura realidad.

Mónica Naranjo - ABC - 08.11.15


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

viernes, 6 de noviembre de 2015

Mónica Naranjo: "Me dan ganas de tener otro hijo, sería una felicidad" by CHANCE (Europa Press)



Texto cortesía/extraído de Chance/EuropaPress | Sheila Domingo


    Mónica Naranjo cambia de registro y nos muestra su faceta más sensible en el programa Pequeños gigantes donde ejerce de jurado junto a Florentino Fernández y Marbelys Zamora.

   La cantante se ha convertido en una experta en televisión y sobre todo en talent show, después de pasar tres años en Tu cara me suena, programa en el que ya no participa.

   Su vuelta a televisión ha vuelto a despertar a todos sus fans que dentro de muy poco podrán tener el nuevo trabajo de la cantante, Lubna, el mar esconde un secreto, un disco que está a punto de lanzar después de siete años en los que Naranjo se ha dedicado a “vivir”, como ella misma dice. Su familia es ahora lo más importante, su marido desde hace más de diez años, Óscar Tarruella y el hijo del ex mosso d’esquadra, Aitor, que la cantante adoptó como suyo, son el mayor apoyo de Mónica que confiesa estar en uno de sus mejores momentos.

CHANCE: ¿Cómo te has visto?
MONICA NARANJO: Trabajar con niños es un mundo aparte. La primera experiencia que tuve con niños fue en “Tu cara me suena mini”, es un concepto totalmente distinto, pero la inocencia, la espontaneidad y la veracidad que te da un niño no te lo da un adulto. En un talent show como “Pequeños gigantes” las emociones están a flor de piel, en el primer programa las coreografías las montan ellos y te preguntas cómo han podido hacerlo, ese talento, la agilidad mental de niños con cuatro, cinco o seis años, si yo cuando era pequeña era un pato. Y en relación a la música es lo mismo, los mayores no tienen esa disciplina, todos están hablando por teléfono horas y si cantas no haces eso, a un niño le dices que no hable y no lo hace. Cuanto tenemos que aprender y que recuperar de lo aprendido.

   CH: Llegaste un poco como Cruella de Vil y los niños te han quitado la capa
MN: Flo y Marbelys me pintan así siempre pero ha sido una de las grandes bromas que hemos hecho en petit comité, pero con los niños uno se quiebra, vienen con tantas ganas de transmitir y compartir cosas con el mundo, pero hay que exigirles.

   CH: ¿Cuándo empezaste a despuntar tú de pequeña?
MN: Todos mis recuerdos de la infancia están vinculados con la música, no tengo ninguno que no lo esté, la música es mi segunda piel, cantaba continuamente en casa.

   CH: ¿Pero tenías algún familiar que cantara?
MN: No, por eso es extraño.

   CH: ¿Es verdad que de pequeña conociste a Dalí?
MN: Sí, Figueras era un pueblo fronterizo, ahora ya es una ciudad, pero allí él vivía y era muy habitual que la gente lo tratará, era una persona maravillosa. Era íntimo amigo de unos amigos.

   CH: ¿Te dio algún consejo?
MN: Con catorce o quince años lo que tienes es mucho respeto, era un señor que hablaba tanto y mezclaba tantos caminos e idiomas que al final te quedabas con lo más importante. Déjate guiar por la pasión como yo me dejé guiar toda mi vida, el resto no llegué a entenderlo, era una persona que solo con su presencia te sorprendía.

   CH: ¿Llegaste a decirle que querías ser artista?
MN: Yo no mi madre, de mi pasó hasta que lo supo, nunca me hizo caso. Cuando iba a casa de estos amigos de mi madre solo era una niña, pero cuando supo que quería ser artista se abrió un canal de comunicación, hasta me guiñó un ojo.

   CH: ¿Le llegaste a cantar?
MN: No, yo era muy vergonzosa, me montaba mis conciertos a solas en el salón de mi casa.

   CH: ¿De pequeña hubieras tenido el valor de presentarte a un programa así?
MN: Seguramente que sí, porque me metalizaba bastante con las cosas, pero yo tengo cuarenta y un años, antiguamente la gente joven estaba en Madrid no en la Cataluña profunda.

   CH: Dices que te dejas guiar por la pasión ¿de ahí este cambio de “Tu cara me suena” a Pequeños gigantes?
MN: Sí, también porque sentía que necesitaba algo más, con la música siempre he tratado de evolucionar, investigar. Yo era muy reacia a trabajar en televisión, cuando me lo propusieron no quería, porque sentía que no le iba a aportar nada a la televisión, yo me dedico a hacer música pero tras una sabia reflexión cambie de opinión. Tuve que olvidarme de que era un personaje, la gente era lo que pensaba, que Mónica Naranjo era un personaje que sufría mucho, que lloraba, pero todo lo contrario, yo se reírme mucho.

   CH: Jesús se había puesto como reto mostrar cómo eras tú por dentro
MN: Jesús es muy malo (ríe), nos conocemos desde hace una vida, me conoce muy bien y Flo también. Son cosas que a la gente se le escapan pero es normal, forma parte del encanto de negocio.

   CH: Estando en un programa de niños ¿no te dan ganas de tener otro hijo?
MN: No tentemos a la suerte, que ahora estoy muy tranquila, la verdad es que sí me dan ganas.

   CH: Te plantaste muy pronto
MN: Es que tengo una vida muy intensa. Ahora soy la tía, he pasado de ser mamá a ser la tía preferida de todos. Seguimos teniendo pequeños de casa, porque ahora es cuando mis amigas tienen hijos.

   CH: ¿Es algo que descartar?
MN: No hay que descartar nunca nada, porque imagínate que digo que viene y qué voy a hacer, disfrutarlo. Pero tener hijos significa dedicar tiempo, no puedes llevar un ritmo de vida como el que llevo ahora, mi niño ahora es grande.

   CH: ¿Cómo estás llevando que se haga mayor?
MN: Fatal, además tiene novia, vive fuera con ella, son muy graciosos. Aitor trabaja, estudia y tiene su vida, ya es un hombre, es ley de vida, un día los tienes y otro se van, yo me fui muy joven de casa. Pero nunca hay que decir que no, no sabes por dónde te van a abrir una puerta, así que si tuviera otro niño, sería una felicidad.

   CH: ¿Eres buena suegra?
MN: Sí, supongo.

   CH: ¿Cuando empiezas con la gira?
MN: Ya está todo preparado, está a punto de lanzarse pero ha costado mucho porque cuando abres los canales y ves tantas pistas y a todo eso tienes que darle una continuidad hemos estado mucho tiempo. Ha sido un proyecto muy bonito pero muy duro. Han pasado siete años desde “Tarantula” y hay muchos nervios, aunque estoy tranquila con el resultado.

   CH: ¿Después de tantos años de trabajo no tienes miedo a la reacción del público?
MN: No, imagina que vida tan vacía debería tener si solo me importara eso, yo hago y comparto trabajos pero en primer lugar me tiene que gustar a mí. Creo que no es sano estar toda la vida pendiente de un trabajo como este porque no eres feliz, lo eres cuando lo que haces está bien hecho y después te vas a otra cosa.

CH: ¿Tu punto de inflexión fue cuando sacaste un disco en inglés?
MN: Sí, de hecho yo no canto en inglés, fue una mierda de disco, pero era lo que querían y después de ese disco desaparecí y me dediqué a vivir. Yo quería regresar pero a mi manera.

   CH: ¿Vas a seguir después de “Lubna”?
MN: No lo sé, yo voy a mi ritmo, conforme sople el viento, si tienes exclusividad con algo o alguien dejas de ser libre, y yo soy libre y decido cómo, cuándo y qué me apetece.

   CH: ¿Y a presentar volverías?
MN: .



Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

lunes, 2 de noviembre de 2015

REVIVE LA ENTREVISTA A MÓNICA NARANJO EN EL PROGRAMA DE AR (TELECINCO)




Si esta mañana no pudiste seguir en directo la entrevista que los compañeros de 'El Programa de Ana Rosa' han realizado a Mónica Naranjo y al resto de integrantes del jurado de la segunda temporada de Pequeños Gigantes, os invitamos a revivirla en nuestro Canal de Videos de DailyMotion. Dale al PLAY y empieza a disfrutar:




Mónica Naranjo - El Programa de Ana Rosa - 02... por webmninfo

Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

Mónica Naranjo desvela su momento "más duro" en 'Pequeños Gigantes' y el juez "más blando" by Vertele



La cantante y ex jurado de 'Tu cara me suena' debuta en el talent show infantil que estrena hoy su segunda temporada en Telecinco. Nos cuenta cómo ha vivido la experiencia, cómo es la relación con los otros jueces y los recuerdos de su infancia


Pequeños Gigantes’, el talent show infantil de Telecinco, estrena esta noche su segunda edición.Vertele, junto a otros medios, pudo hablar con Mónica Naranjo, que nos contó su experiencia como jurado del programa.
¿Cómo valoras tu paso por el programa?
Sin lugar a dudas ha sido la experiencia de mi vida televisiva. Cuando me llamaron yo acababa de hacer en Antena 3 ‘Tu cara me suena mini’ y la experiencia de trabajar con niños me fascinó porque todo es tan palpable, tan de verdad, tan poco manipulado que no me pude negar. Aquí era un contexto completamente distinto, aquí sí que verdaderamente focalizaban una virtud, un talento. Hemos vivido momentos impresionantes, tenemos unos niños en nuestro país con un talento y un virtuosismo tremendo. Nos podemos sentir muy orgullosos.
¿Hay algún concursante que te haya llamado especialmente la atención?
El primer día que hicimos el casting final, nosotros tres (Flo, Marbelys y ella) lo pasamos mal. No se tendría que haber ido nadie. Os daréis cuenta.
Hemos visto en el avance que habéis tenido que separar a dos hermanas. ¿Ha sido uno de los momentos más difíciles?
Es el caso de dos hermanas muy unidas. Ha sido difícil porque vienen muy preparados este año, vienen con muchísima ilusión, focalizando una energía sobre el escenario que para mí es conocida porque es bastante adulta. No es una energía inmadura, es todo lo contrario, es como si no hubiera un mañana. Ha sido muy fuerte.
En la presentación hemos visto muy buen rollo entre el jurado. ¿También se verá reflejado en el programa?
Peor todavía. Yo el otro día estaba viendo el primer programa y Flo nos lía siempre. A Marbelys le dice una cosa a la oreja, a mí me pasa una nota y, claro, al final te pilla la cámara y no es serio. “Tío, dímelo, pero no me lo pongas por escrito”. Hay momentos muy divertidos. Trabajar con ellos para mí ha sido toda una experiencia.
¿Cómo reaccionas cuando un niño se te pone a llorar? ¿Qué sensaciones tienes en ese momento?
Pues de bicho. Es que es muy difícil. Cuando trabajas con adultos y tienes que tomar decisiones lo toreas mejor, pero con un niño por mucho tacto que tengas, por mucho cariño que haya en las palabras es un niño, y lo niños son muy sensibles y es muy fácil quebrarlos sentimentalmente. Yo creo que es una de las cosas que peor he llevado porque era una congoja real. Para ellos no es un concurso, es un juego donde vienen a hacer amigos. No como los adultos, que vamos a los talent show a concursar y, bueno, si alguien nos cae bien pues mantenemos una conversación, pero tampoco llegamos a más. Los niños no, tienen la capacidad de querer de verdad y de poder compartir.
¿Los adultos se toman peor una eliminación?
No, lo que pasa es que los niños se lo toman de forma muy constructiva. Trabajan los errores con su coach, y lo trabajan con una disciplina de soldado. Un adulto depende de la edad y la experiencia que tenga. Tiene ese ego que a los artistas siempre nos mata porque, por culpa del ego, cometemos errores insalvables.
¿Qué dibujos te han regalado los concursantes?
No te lo voy a decir (risas). Era una forma de decir “os queremos mucho, hoy me he portado bien”. Te dibujaban una cosa bonita y te ponían una nota, por si no me había enterado de qué iba la historia (risas).
¿Has tenido que rebajar tu lenguaje técnico para adaptarte a los niños?
Los niños no me han entendido ni en el primer día ni en el último (risas). Ellos hablaban un idioma y yo hablaba otro. Es normal, son muy pequeños, y cuando les hablas de la preparación, la disciplina, el trabajar en un ejercicio les suena a chino. Pero después se lo explican. Es que nosotros, los músicos, cuando hablamos de música lo hacemos con muchos tecnicismos.
¿Os habéis enfrentado mucho los miembros del jurado o habéis llegado a decisiones consensuadas?
Siempre ha habido mucho respeto entre nosotros porque cada uno tenía su categoría. Por lo tanto, si Marbelys decía blanco, era blanco. Si Flo decía blanco, era blanco. Y yo igual. A veces, la conversación era más larga cuando se trataba de algo más específico. Pero yo creo que ha habido mucho equilibrio entre nosotros, con lo cual el trabajo se ha visto también reforzado hacia ellos.
De vosotros, ¿quién es el más emotivo?
El más blando es Flo, es un blando de cuidado. Le quiero tanto porque tiene un corazón enorme. Sino no le querría, porque es muy pesado (risas).
¿Has aprendido algo de los niños?
De los niños aprendes constantemente. Yo tengo un hijo de 23 años y ha sido mi gran maestro. Cuando tienes un hijo o cuando tienes sobrinos o tu vida gira en torno a los niños, nos convertimos en personas mucho más sensibles y sabias, porque están descubriendo la vida con seis sentidos. Nosotros, en cambio, tenemos cinco o a veces cuatro, porque estamos tan atareados y tenemos tantas responsabilidades que pasa la vida y no nos damos cuenta de nada. Sin embargo, cuando les observas te preguntas en qué momento perdí la inocencia. Qué pena haberla perdido, bendito tesoro.
¿Qué recuerdos tienes de tu infancia?
Yo era un trasto, déjalo (risas).
¿Tú te hubieras presentado a algún talent show cuando eras pequeña?
Sí, porque viniendo de una familia muy humilde no he tenido ocasión de tener una formación hasta los 15 años, que en mis 15 años se podía trabajar. Estudiábamos y trabajábamos, con lo cual el dinero lo gastábamos en formación. La oportunidad que te da un talent show como ‘Pequeños Gigantes’, que no te toca un viaje a Disney sino que te da una beca de estudios para que el que de verdad quiera ser artista y quiere seguir formándose, tenga una gran oportunidad
.
Para conseguir esa beca tienen que pasar por un programa de televisión. ¿Crees que hay poco apoyo a la cultura?
Culturalmente estamos huérfanos. Estando huérfanos los que ya estamos, ¿crees que van a abrir academias con nuestros impuestos para que los chavales también se curtan y se preparen culturalmente? No, todo es privado y son carreras caras porque son al mes. El que quiere ser cantante tiene que estudiar en un conservatorio, con una profesora de canto o con un coach. Necesita una cantidad de estudios enorme y eso, una familia con tres hijos, con un sueldo de 700 o 1.000 euros, ¿cómo lo hace?
¿Crees que los talent show sirven como trampolín para empezar una carrera?
Sí, lo que pasa es que la situación es difícil. Nosotros, cuando empezamos, también lo tuvimos difícil, no había tantos medios. Lo que había era muchísima disciplina y muchas ganas. La gente de mi quinta, si algo hemos tenido, ha sido disciplina y tenacidad, por eso aún nos mantenemos. Los que están ahora mismo tienen otro tipo de dificultades.


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK

El día que Mónica Naranjo decidió matar a la diva Mónica Naranjo by Bluper




Texto extraído/cortesía de Bluper | Juan M. Fernández


La diva Mónica Naranjo ha muerto. Larga vida a Mónica Naranjo

En la vida de la pantera de Figueras hay un antes y un después tras su salto a la televisión. "Antes, la gente se quedaba con el personaje, que era un personaje que sufría, que lloraba por cada esquina. Y cuando me ofrecieron hacer Tu cara me suena, mi manager me sugirió que ya era hora de que la gente me conociera de cerca". 

Y ahí nació una nueva Mónica Naranjo. La diva que con su voz llenaba grandes teatros pero llena de soledad, pasó a ser la coach que se emocionaba, que se reía, que hacía reír, que mostraba a su verdadero yo

Ahora, tras su paso por el talent  show de Antena 3, la catalana se estrena en Telecinco con Pequeños gigantes, una nueva oportunidad para descubrir a la Naranjo más maternal, a la Naranjo llamada a seguir los pasos de Raffaela Carrá como show-woman.

¿Cómo es trabajar con niños?
Es distinto a trabajar con adultos. La espontaneidad, la inocencia, la veracidad que te da un niño, no te la da un adulto. Las emociones están a flor de piel. Qué agilidad y qué talento tienen. Pero si yo cuando era pequeña, era tonta. Yo cuando tenía esa edad era un pato. Tienen una disciplina que no tienen los mayores. Te ves a todos hablando por teléfono, en vez de mandar mensajes. En cambio a los niños les dice que no hablen y te hacen caso.

¿Ya ha cambiado tu imagen de Cruela de Vil?
Flo y Marbelys me pinta así y es una de las grandes bromas. Pero con los niños, uno se quiebra. Les tienes que exigir si quieres que mejoren porque se juegan una beca.

¿A qué edad empezaste a ser una pequeña giganta?
Todos mis recuerdos están vinculados con la música. La música para mi es mi segundo tiempo.

¿Cantabas continuamente?
Sí. Se ve que era un disco rallado.

Pero, ¿tenías familiares que cantaran?
No, no. Ahí viene lo raro.

Conociste a Salvador Dalí de pequeña. ¿Cómo fue?
Figueras era un pueblo pequeño y era habitual que la gente lo tratara. Era una persona maravillosa y entrañable. Yo lo traté porque era amigo íntimo de una familia amiga de mi madre.

¿Te dio algún consejo?
Con 14 años tienes mucho respeto. Ves a un señor tan mayor, que habla tanto, que mezcla tantos caminos, tantos idiomas, te quedas con lo más importante: déjate llevar por la pasión. Y así he hecho durante toda mi vida.

¿Llegaste a decirle que querías ser artista?
No. Mi madre. De mi pasó hasta que lo supo. Nunca me hizo caso. La cosa empezó a suavizarse cuando le

¿Le llegaste a cantar?
No. Era muy vergonzosa. Yo me montaba conciertos en el salón de mi casa.

¿O sea que no habrías tenido el valor a presentarte a un programa así?
Seguramente sí. Me mentalizaba bastante con las cosas. Pero la gente joven de mi época estaba en Madrid, no en la Cataluña profunda.

Dices que te dejas guiar por la pasión, ¿responde a eso tu cambio de cadena?
Sí. Yo he pasado bastante tiempo en un programa y cuando sientes que necesitas algo más, es el momento de cambiar. Si lo hago con la música, ¿cómo no lo voy a hacer con la tele? En música siempre he intentado evolucionar, no repetir dos veces el mismo modelo de disco. Siempre he intentado investigar. ¿Qué me lleva mi tiempo? ¿Qué la gente protesta porque tardo en sacar proyecto? Sí, pero yo me lo guiso y yo me lo como.

¿Qué te aporta la televisión?
Era muy reacia a trabajar en la televisión. Muchísimo. Cuando me propusieron hacer Tu cara me suena, no quería. Sentía que no iba a aportar nada.

¿Qué le hizo entonces dar el paso?
Toda la vida he estado haciendo lo que me da la gana, pero olvidándome de que no era un personaje. La gente se quedaba con el personaje, que era un personaje que sufría, que lloraba por cada esquina. Y toda mi vida he disfrutado mucho. Saber reírme. Y eso me sugirió el manager, que la gente me conociera de cerca.

En la gira Madame Noir te hacías una autocrítica brutal... 
¡Hombre! Había momentos en los que me descojonaba.

¿Tú has sido muy diva?
No. Quisimos hacer algo muy extremo. También son cosas que he visto, en compañeras de otra época y de otros países… Yo he visto que una artista se le cae algo y le vienen cincuenta para recogerlo. A ver, señores, cagas y meas… Era todo una parodia.

¿Lanzas pronto tu disco?
Sí. Una locura. Pero sobreviviremos. Ahora la responsabilidad es de Sony, no mía. Ha sido un proyecto muy bonito, pero muy duro. Y es que un disco que hemos estado mezclando por cada corte una semana y otra semana corrigiendo. Y son 17 cortes. Son siete años después de Tarántula. Hay mucho nerviosismo alrededor de Lubna. Todo el mundo está nervioso, menos yo.  Me he quedado tranquila con el resultado. Era lo único que podría provocarme cierto desequilibrio, que en la recta final hubiera algún problema. Y gracias a Dios no lo ha habido. Todo ha salido como estaba planeado.

¿No te provoca nerviosismo la reacción del público?  
No. ¿Para qué? Imagínate qué vida tan vacía debería tener si sólo me importara eso. Yo hago trabajo y los comparto. Pero primero me tiene que gustar a mi. Yo hace muchos años que salí del sector discográfico. Yo me lo guiso y yo me lo como y cuando el trabajo está terminado, pues licencio. No es sano estar toda la vida pendiente de un trabajo como éste. No eres feliz. No quiero ese ritmo de vida en mi vida, nunca más.

¿El punto de inflexión fue Bad girls?
Sí, fue ese. Yo no quería hacerlo.

De hecho ya no cantas canciones de aquel disco…
No, porque me toca las pelotas. Es un disco horrible. Y lo digo siempre abiertamente: es un disco que es una mierda. Era lo que querían en ese momento y ahí lo tienen. Luego desaparecí siete años y me dediqué a vivir, que se está muy bien. Luego regresé, pero a mi manera. Bajo mi responsabilidad. Yo no soy la típica artista a la que se le presenta un repertorio después de mirar en 50.000 catálogos… Los cantautores nos hacemos nuestro repertorio y al final es lo que lanzamos.

¿Será Lubna tu último disco?
No lo sé. Voy a mi ritmo. Conforme sople el viento. Si tienes exclusividad con algo o alguien, dejas de ser libre. Y como soy libre, decido cuando, como, que me pide el cuerpo. Creo que desde los 17 ya pagué el peaje.

¿Y el cuerpo te pide La Voz?
El Cuerpo me pide comerme un plato de sushi.

¿Y volver a presentar?
Sí. El cuerpo me pide otra cosa, que es lo que estamos preparando…


Síguenos en TWITER @webmninfo  y | FACEBOOK